Beneficios al crear tu propia huerta en casa

Parece que cada día es más difícil encontrar alimentos para nuestras necesidades, ¿verdad? Por eso, crear tu propia huerta en casa puede ser una maravillosa idea para cultivar algunos ingredientes y preparar tus comidas familiares.

Para una huerta necesitas un espacio soleado, puede ser el balcón, la terraza, el patio o en las paredes para crear un jardín vertical. No importa si no tienes macetas, puedes plantar en botellas plásticas recicladas. Además necesitas tierra, abono y, por supuesto, las semillas.

Esta es una de esas actividades que puedes hacer con los niños. Y es que tener un jardín en casa hace que todos se entusiasmen con una tarea en común y, por qué no, poder ahorrar en la compra de verduras o frutas.

Pero, aparte del ahorro, ¿sabes qué otros beneficios trae cultivar tus propios alimentos en tu huerta casera? Acá te contamos algunos de ellos.

Una huerta para una vida sana y nutritiva

Lo mejor de contar con tu propia huerta casera es que tú y tu familia disfrutarán de los beneficios de tener alimentos para un estilo de vida sano.

Con una huerta te enfocas en mejorar el ambiente

Con la siembra de semillas y tu futuro cultivo de alimentos reduces la producción de desechos dañinos a la Tierra. A la vez, brindas ejemplo a tu familia sobre el cuidado del ambiente.

Aprenden juntos sobre la naturaleza

En cuanto tú y tus hijos comienzan la aventura de armar su propio vivero, verán cuánto aprenderán sobre las hierbas, verduras y frutas que quieren cultivar. Además, tendrán más conocimiento sobre el proceso natural de crecimiento de las plantas alimenticias.

Un entretenimiento sano

Tu familia no solo estará produciendo sus propios alimentos sino que verás cómo te entretendrás junto a los tuyos, alejados de los teléfonos móviles. Igualmente, las acciones de preparar la tierra, cultivar y cosechar, ofrecerán alegría y bienestar continua a toda tu familia.

Fomenta tu creatividad al preparar tus alimentos

Si eres de los que les gusta preparar platos variados y balanceados, sabrás que tus frutas o verduras pueden ser usadas en todo tipo de comidas nutritivas para la familia.

Una huerta es una excusa para estar en familia

Beneficios de tener una huerta en casa

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (2005), una huerta trae efectos positivos sobre la salud de la familia y los medios de vida sostenibles. Algunos de esto son los siguientes.

Oportunidad para fomentar valores

Con tu jardín familiar no solo cosechas alimentos e ingredientes para tus comidas. También cultivas valores en tus hijos que serán importantes para su crecimiento y futuro. La disciplina y compromiso con el ambiente no siempre lo traen los libros, sino la práctica en la huerta.

Más tiempo de calidad

Seleccionar semillas, regar las plantas o quitar las malas hierbas son algunas acciones que van con la cosecha. Al hacerlo en familia, puedes aprovechar ese tiempo para estar con tus hijos y acercarte a ellos.

Calidad alimentaria

Está demostrado que al comer de manera sana, poco a poco te alejas de la comida chatarra. Esto también ayudará a que tus hijos se desarrollen con normalidad al comer los alimentos que necesitan para ello.

La huerta es una actividad familiar

Tus hijos se verán beneficiados al comprobar con sus propios ojos cómo surge vida de unas semillas. También ayuda a fomentar la responsabilidad al motivarlos a cuidar la huerta familiar.

Reciclaje

El tema del reciclaje también es una motivación para aventurarse a crear una huerta en casa. Muchos productos orgánicos pueden servir de abono y, así, contribuir a que los alimentos crezcan de mejor forma. Asimismo, puedes usar cubetas de huevo,  botellas plásticas, o las tarrinas de Campi que ya no estés usando,  para armar el cultivo. Por otro lado, tendrás más conciencia sobre la basura que produces.

¡Así que lánzate a esta aventura y crea tu propia huerta! Investiga y consulta antes las mejores semillas para el tipo de tierra que necesita tu jardín. Anímate y disfruta tus propios alimentos.